Translate

lunes, 12 de marzo de 2012

La potencialidad de los niños y su impotencia presente

Ayer estuve pensando en el curioso concepto que tienen los seres humanos adultos de los que son niños...

Pensé en que, por algún extraño motivo, se tiende a creer que el niño no vale más que el adulto en el que se convertirá. En ese sentido, se justifican agresiones bajo un «ya me lo agradecerás cuando seas mayor». Como si el momento actual, el conflicto actual, tuviera menos importancia que el sucedido en un hipotético futuro. Como si el presente del niño no fuera lo suficientemente real, su sufrimiento no fuera real, su dolor fuera insignificante porque apenas será recordado cuando pasen los años. Bajo esa premisa, podríamos igualmente agredir a una persona de 30 años, pidiéndole que esté tranquila, que sabemos a ciencia cierta que cuando tenga 50 le parecerá una tontería dicha agresión.

Así, cuando un menor lo pasa mal porque en el colegio se meten con él... o porque quien le gusta no le hace caso o lo trata con desdén... se tiende a ridiculizar estas emociones con un «son cosas de niños, no tienen importancia». Sin embargo, los problemas emocionales de la gente adulta son tomados muy en serio. Los conflictos con los demás son tomados muy en serio. Y, aunque quizás con el paso de los años el dolor pasado se relativice y parezca menos grave por un mecanismo de supervivencia, lo que nos duele hoy no deja de doler porque, sin más, quien nos esté causando daño nos diga «bah, son tonterías.. ya verás como en unos años te parece una bobada».

Tener la certeza de que nuestros actos quedarán impunes, debido al olvido, debido a los vínculos emocionales, debido a la no intromisión de otras personas en lo que hacemos, debido a la normalización de nuestra conducta... nos plantea el mayor de los retos: actuar respetuosamente con los demás a sabiendas de que actuar de otro modo no será punible ni tendrá consecuencias negativas en nosotros mismos. Y este reto puede ser trasladado a cualquier ámbito en el que tengamos bajo nuestro poder la vida de otros individuos.



No hay comentarios :

Publicar un comentario