Translate

domingo, 19 de octubre de 2014

Sanear rutinas

Tengo que acostumbrarme a hacer esto. A levantarme, calentar agua y preparar el primer café de la mañana. Sentarme ante el ordenador, revisar indiferente los nuevos correos mientras compruebo que el café está aún demasiado caliente. Abrir una nueva pestaña en el navegador y teclear "blogger". Crear una nueva entrada. Escribir la primera gilipollez que se me pase por la cabeza. Publicar.

Y así, a fuerza de hábito, ejercitar la capacidad de escribir sobre aquello que verdaderamente me importa, creando ese espacio propio en el que el olor de las opiniones de los demás no me revuelva el estómago.

No hay comentarios :

Publicar un comentario