Translate

jueves, 19 de marzo de 2015

Ser padre

Qué idea tan poderosa ésa de crear a alguien a partir de ti mismo.

Qué pulsión tan brutal ésa de querer trascender a tu propia existencia, a tu propia muerte, mediante la vida de otro yo infinito... que también se perpetúe infinitamente.

Qué deseo más arraigado, más animal.

Qué egoísmo más primario y evolutivamente valioso.

Qué cantidad de excusas pretendidamente "racionales" buscamos para justificarlo.




Y qué lejos quiero de mí a todos esos inseminadores-replicadores en potencia.

Qué lejos quiero de mí a todos esos religiosos de la procreación, que creen en la vida eterna, que basan su existencia en imaginar el futuro infinito, en imaginar un lugar en el que los problemas del mundo se solucionan gracias al nacimiento de otros seres que logran hacer aquello que sus progenitores no quisieron/supieron/pudieron hacer.

Qué lejos quiero de mí a todos aquellos que creen que el dolor y la enfermedad no podrán nunca alcanzarlos. O que, directamente, les importa una mierda asumir el riesgo de jugar a la ruleta rusa y poner la pistola en la cabeza de otro, de 'ese otro' al que se supone "aman más que a sí mismos".

Malditos ludópatas genéticos.

Dicen que "ningún padre debería sobrevivir a sus hijos". Porque duele, porque te hace consciente del daño inevitable que causamos con la existencia y que, por supuesto, no queremos asumir.

Pero yo pienso que quizás debiera ser al revés (aunque resulte materialmente imposible): todo aquél que decide reproducirse debería ver enfermar, sufrir y morir a sus hijos, e incluso el sufrimiento que sus hijos causan a otras personas, incluida su descendencia, ad infinitum, aunque fuera mediante un mecanismo de ciencia ficción que les mostrara el futuro en una pantalla de ordenador.

Quién sabe. Quizás así la paternidad fuera algo verdaderamente consciente, aunque se revestiría del mismo cinismo que recubre los gestos cotidianos que sabemos que sí, efectivamente, causan un tremendo daño.

Mientras tanto, mientras el mundo sigue girando en su locura: feliz día del vasectomizado.


(Recomiendo ver esta escena de Fresas Salvajes y ésta de True Detective)

No hay comentarios :

Publicar un comentario