Translate

jueves, 30 de abril de 2015

Sístole - Diástole

No termino de arrancar. No termino de decidirme a volcar en palabras las cosas que pienso o creo estar pensando.

Quizás porque pasan muy deprisa, infinitamente más rápido de lo que puedo teclear o incluso hablar.

Quizás porque soy demasiado vaga, o demasiado volátil... y una vez pasan centelleantes por mi cabeza pierden toda importancia, toda relevancia para ser diseccionadas o enumeradas.

Y parece que cuanto más me guardo para mí misma, cuanto menos comparto con los demás, más valiosa me siento. Cuanto más callo, más control sobre las cosas y personas que me rodean noto. Y a quién no le satisface eso.

Siento que no puedo expandirme hacia fuera infinitamente; que ni siquiera merece la pena.

Quizás haya empezado mi propio Big Crunch.



2 comentarios :

  1. Imagino que ya lo sabrás, pero... Un cometa, como el de la foto (creo que es el West, que se dejó ver en 1976, me parece...), está lleno de gas y polvo. A medida que pasan los años y se suceden las vueltas en torno al Sol (si es periódico, claro) esos gases (volátiles) se pierden. Y deja de brillar. Tras el tiempo se queda como mero asteroide, gris, frío y soso; ya no centellea, ya no emite, ya no se deja ver.

    Si eso es lo que deseas, cállate; te harás bien a ti misma, probablemente... pero, ¿y a los demás?. ¿Les convendrá tu boca muda? Al final de la película "Hacia rutas salvajes" se afirma que la vida está hecha para compartirla. Mermeladas idealistas aparte, yo añadiría que quien es valioso, 'debería' seguir abierto a los demás; sí, sí, todos somos valiosos... pero hay quienes enriquecen, quienes estimulan y dan vigor y ánimo a las vidas ajenas. Y sin ésos, mmm... la vida sería más triste, como triste es un asteroide muerto y apagado.

    Abogo por el ensimismamiento desde siempre; sin embargo, si hay oídos y orejas que desean escuchar(te), que desean nutrirse (contigo), quizá para ellos (nosotros) se nos haga demasiado duro; quizá ese mayor control que ahora posees haga más infelices a los que te rodean. Nunca se puede satisfacer a todos, sí. Pero una mente que tanto carbura, que tanto produce, sería lamentable que no siguiera aportando su luz (o su oscuridad) a los demás.

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es hermoso leerte. Hermoso y triste, querido ermitaño con H :)

      Imagina un cometa "consciente" de la destrucción que puede causar a su paso.

      Quizás no tuviera más capacidad de maniobra que cualquiera de nosotros... pero desconocer su destino le permitiría, al menos, disfrutar del camino.

      Un abrazo enorme :*

      Eliminar